Equipos De Salud Del Cesfam De Licán Ray Se Suman A Actividades Del Día Mundial Del Riñón

 Equipos De Salud Del Cesfam De Licán Ray Se Suman A Actividades Del Día Mundial Del Riñón

En adhesión al Día Mundial del Riñón, el Cesfam de Licán Ray ha organizado una serie de actividades para este día y hacer conciencia del cuidado que se debe tener para prevenir enfermedades asociadas al riñón, además de incentivar la importancia de cuidarse y cuidar a la familia.

Cabe señalar que la enfermedad renal crónica la padece más del 10% de la población mundial (12-13% en Europa) y un alto porcentaje de las personas afectadas lo desconocen, perdiendo la oportunidad de poner en marcha las actuaciones que han demostrado modificar el rumbo hacia las fases más avanzadas y la diálisis o el trasplante renal.

En el Día Mundial del Riñón, se conmemora todas las materias y el trabajo realizado en pro de los tratamientos contra las enfermedades renales, el objetivo de este día es crear conciencia sobre el impacto en la humanidad, además, busca presentar estrategias y estilos de vida que permitan evitar dichas enfermedades. Este día fue establecido por la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) y la Federación Internacional de Fundaciones Renales (IFKF) en el año 2006 y tiene carácter de internacional.

La función renal

Los riñones se encargan de filtrar los desechos y excesos de fluidos de nuestro organismo, los que se eliminan a través de la orina. En algunas circunstancias, patologías como la hipertensión arterial, diabetes y obesidad, pueden afectar el correcto funcionamiento de estos órganos de forma permanente, situación que vive un 3% de la población adulta en Chile.

¿Qué es la enfermedad renal crónica?

También conocida como insuficiencia renal crónica, es una afección que impide a los riñones filtrar la sangre de forma óptima. Debido a esto, el exceso de líquido y desechos del torrente sanguíneo permanece en el organismo. Cuando la patología es avanzada, el cuerpo requiere soporte externo para depurar la sangre (diálisis). En estos casos, la única alternativa es el trasplante. “Los pacientes con enfermedad renal crónica tienen mayor riesgo de progresar a la fase terminal, lo que conlleva un mayor riesgo de dolencias cardiovasculares, como infarto al corazón o accidentes cerebrovasculares”, indicó el enfermero del Cesfam Licán Ray, Christian Saavedra.

También puedes leer