Cuatrocientos Pequeños Agricultores De Malleco Son Beneficiados Con Derechos De Agua

 Cuatrocientos Pequeños Agricultores De Malleco Son Beneficiados Con Derechos De Agua

AgricultoresBeneficiadosCampesinos son asesorados por el Instituto Chileno de Estudios Municipales de la Universidad Autónoma de Chile (ICHEM) y la Asociación de Municipalidades Nahuelbuta (AMN).

Una significativa donación cuyo monto de inversión asciende a los 400 millones de pesos, realizó el Obispado de Temuco a pequeños agricultores de las comunas de Purén, Lumaco, Traiguén y Los Sauces, quienes podrán desarrollar sus proyectos productivos y de paso, enfrentar de mejor manera la siempre complicada sequía.

Se trata de la adquisición de los derechos de 400 litros de agua por segundo que beneficiarán a 360 campesinos que son parte de la Asociación de Municipalidades Nahuelbuta (AMN) organización que estableció un convenio con el Instituto Chileno de Estudios Municipales de la Universidad Autónoma de Chile (Ichem) para ejecutar el proyecto «Fortalecimiento de la Gestión Asociativa para superar nudos críticos de Competitividad Territorial».

Una iniciativa cuyo objetivo es contribuir  a  superar  nudos  críticos  de  competitividad  a  través  del  fortalecimiento  de  las capacidades técnico-políticas municipales y la participación de líderes emprendedores/as en materias productivas.

«Aquí hay un ejemplo de asociatividad dado que nosotros como Ichem nos adjudicamos un proyecto con recursos de la Subdere para apoyar a estos cuatro municipios. Como Ichem estamos orgullosos de la confianza que han depositado en nosotros con este proyecto junto con la AMN; nos hemos comprometido a crear una red de emprendedores con los pequeños agricultores además de hacer una gira a Mendoza para que ellos conozcan de proyectos hídricos exitosos», informó Claudia Langdon, coordinadora del Ichem.

Un elemento vital

Joel Henríquez llegó desde el sector de San Ramón Alto de Los Sauces para inscribir sus derechos de agua, los que asegura, serán de gran ayuda para desarrollar de mejor manera la pequeña agricultura que practica a diario y que le permite subsistir junto a su familia.

«Esto a nosotros nos ayuda mucho porque vivimos en un lugar secano, tenemos agua en las quebradas y no en la altura donde nosotros vivimos. Con esto podemos hacer praderas, sembrar hortalizas, dar agua a los animales, para todo eso nos beneficia. Ahora podemos hacer lo que nosotros pretendemos, teniendo el riego ya podemos hacer nuestros proyectos y ahora podemos sacar el agua a la misma casa ya que muchas veces no tenemos ni siquiera para beber», destacó el beneficiado.

Una opinión que comparte el campesino José Luis Palma, quien agregó que la inscripción de las aguas los ayudará a apalear la sequía ya que sin el aporte del Obispado, «como particulares no podrían acceder debido a los escasos recursos con los que contamos».
Para el director del área social del Obispado de Temuco, Mario Rivas Díaz, el poner a disposición de las comunidades el vital elemento, va en línea con la doctrina social de la iglesia. «El agua debe ser de todos, yo creo que hay que valorar el agua, pensar que el agua es muy escaza y debería ser de todos», asegura.

Rivas manifestó su interés por comenzar un proceso de la reforma del agua. «Hoy día las aguas entraron al mercado y eso significó que algunos tuvieron acceso y otros no y realmente el agua es para todos los chilenos. No es solamente la entrega de los derechos, sino que esto crea un espacio de reflexión para que realmente valoremos y cuidemos el agua», enfatizó.
En la Notaría Basualto, unos 80 pequeños agricultores fueron los primeros en inscribir sus derechos y en lo sucesivo, los otros 280 beneficiados también podrán legalizar este elemento que por años les ha sido escaso.

También puedes leer

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.