Alcalde Becker Visitó a Menor Atacado Por Perro Vago En Labranza

 Alcalde Becker Visitó a Menor Atacado Por Perro Vago En Labranza

Alcalde Becker junto al pequeño Gerson.
Niño fue atacado en uno de sus brazos y el tórax.

El Alcalde de Temuco, Miguel Becker, visitó en el Hospital Hernán Henríquez al niño de siete años que el fin de semana fue atacado por un perro vago en las inmediaciones de su domicilio, en la localidad de Labranza.

El jefe comunal llegó hasta la Unidad de Pediatría del recinto asistencial, donde desde el sábado último permanece internado el menor Gerson Rivas Mieres, luego que el can – sin mediar provocación- lo mordiera en su brazo izquierdo y el tórax, cuando el menor jugaba cerca de su inmueble.

En el lugar, el edil conoció el testimonio de la madre del niño, Jocelyn Mieres, y de su abuela, Ruth Arias, quienes se mostraron afectadas por la situación que debió enfrentar el menor, que sufrió una lesión en el brazo de carácter reservado, que lo mantendrá hospitalizado durante otros cinco días.

Jocelyn Mieres, madre de Gerson, hizo un llamado a la tenencia responsable de mascotas. “Los dueños tienen que tomar conciencia y hacerse cargo de sus mascotas. Ojalá que se eliminen todos los perros vagos. Los derechos de los niños son más importantes que los derechos de los animales”.

Por su parte, el Alcalde Becker lamentó el ataque y argumentó que “al hospital llegan diariamente dos personas mordidas por perros y en nuestros consultorios recibimos otras dos personas más. Es un tema grave que tenemos que solucionar, y por eso llamamos a la tenencia responsable de mascotas y a denunciar la presencia de perros vagos, para que el Municipio pueda retirarlos y llevarlos al Canil Municipal, en convenio con la Universidad Católica de Temuco. Es importante tener conciencia respecto de la cantidad de recursos humanos y económicos que deben disponerse para atender estas mordeduras”.

En tanto, Galicia Montecinos, jefa del Servicio de Cirugía Pediátrica, dijo que la lesión del niño es de carácter reservado. “Tiene un colgajo y su base es distal, o sea, su irrigación es mala. Por lo tanto, hay probabilidades que el procedimiento médico que se realizó en su brazo no tenga un buen resultado y se requieran otros, que van a ser molestos para el niño. Además, hay que evaluar a futuro si tiene una mala cicatrización. Existe la probabilidad que se le deba colocar un injerto, por el tipo de lesión”, explicó.

Como primera medida, el Municipio ordenó el retiro del perro del lugar, para evitar que se produzcan otros ataques como el que afectó al pequeño Gerson.

 

También puedes leer

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.